La historia del azafrán viene de lejos. Los cultivos más antiguos del azafrán se remontan a 3000 años atrás y estuvieron presentes en diferentes culturas, continentes y civilizaciones. El azafrán es una especia que se obtiene de los estigmas de la flor Crocus Savitus, una planta que alcanza una altura de poco más de 15 centímetros

Esta especia es una de las más caras históricamente del mundo (denominada “oro rojo”) debido a que se necesitan cientos de miles de flores para conseguir un kilo de la sustancia. Su valor suele ser cinco veces el de la vainilla y treinta veces el del cardamomo.

A lo largo de la historia, el azafrán se ha utilizado como condimento, fragancia, tinte y fármaco contra algunas enfermedades.

Orígenes del azafrán

El azafrán es nativo del sudoeste de Asia, pero fue cultivado inicialmente en Grecia. La planta de esta especia fue seleccionada de forma artificial a partir de la flor Crocus cartwrightianus. La finalidad de ello era conseguir que los estigmas de la flor fueron más grandes de lo normal.

La especia se documentó por primera vez en el siglo VII a.C. por botánicos asirios. Desde entonces, la documentación del uso del azafrán se conoce por un intervalo de 4000 años. A lo largo de éste se incluye la flor cómo tratamiento de numerosas enfermedades. Tiempo después, el azafrán se fue extendiendo lentamente a través de Eurasia, alcanzado posteriormente partes del Norte de África, Norte de América y Oceanía.

El azafrán en la antigüedad

Como hemos comentado anteriormente, el azafrán estuvo presente en numerosas culturas. A pesar de que fueron los asirios los que documentaron la especia por primera vez, existen frescos del periodo grecorromano que muestran como se recogía el azafrán. Estas imágenes se dicen que datan entre el 1600-1500 a.C. y son provenientes de la Creta Minoica.

Período grecorromano

Por otro lado, también existen leyendas de los antiguos griegos donde se mencionan a navegantes que corrían numerosos peligros para conseguir llevar el azafrán desde la tierra de Cilicia. En aquella época las culturas que vivían en el antiguo mediterráneo utilizaban la especia principalmente para perfumes y cosméticos. Un ejemplo de ello era que Cleopatra utilizaba el azafrán en sus baños. No obstante, hay datos de que los médicos egipcios utilizaban el azafrán como tratamiento de varias enfermedades intestinales.

El azafrán en Asia

En Oriente Medio, se han encontrado algunas cuevas prehistóricas con imágenes hechas con los pigmentos del azafrán, las cuales están datadas en 50.000 años. Los sumerios, utilizaban la flor para sus pócimas y brebajes medicinales.

En la antigua Persia también se utilizaba como parte de rituales de ofrenda a los dioses, así como colorante, perfume y medicamento para tratar la melancolía. No obstante, la civilización persa fue la primera en utilizar el azafrán en la cocina para condimentar diferentes platos, como arroz o para aromatizar tés. Se creía que tenía propiedades narcolépticas y afrodisiácas.

Posteriormente, el azafrán se expandió a Asia Central (más concretamente a India y China, habiendo mucha discusión sobre las fechas. Cabe destacar que aquí también se incluye el azafrán en el algunos textos médicos chinos, siendo el más importante una farmacopea llamada Bencao Gangmu (Gran Herbal). Este tomo está datado alrededor del 1600 a.C.

Llegada a Europa

En Europa, el cultivo de la planta fue interrumpido y empezó a decaer con la caída del Imperio Romano. No obstante, volvió a retomarse con la entrada de los árabes en Europa, con la formación de al-Ándalus y su establecimiento en zonas de Francia e Italia. Con los siglos se empezó a cultivar y a comercializar cada vez más con la especia (siendo Inglaterra una de las principales regiones). No obstante con la llegada del puritanismo en la Edad Media y posteriormente con la introducción de nuevas especias de Asia y el “Nuevo Mundo”, su uso fue disminuyendo.

Para qué se usa en la actualidad

A pesar de que su uso en Europa ha quedado relegado a países del sur (como España, Italia y Francia), el azafrán es un elemento muy importante en la cultura mediterránea. Su principal uso es en la gastronomía, sobre todo en platos de arroz. No obstante, el azafrán tiene muchos otros beneficios para la salud, lo que hace que se emplee como medicina natural para ciertas dolencias. También es importante destacar que esta especia se emplea en festividades en la países como la India.